c/ Xaudaró nº 25 | 28034-Madrid +34 91 334 48 87 sedcentral@sed-ongd.org

Carta nº 24 de los Maristas de Alepo

Compartimos la última carta de los Maristas Azules en Alepo, Siria, con los que colabora la ONGD SED.

 

10 de diciembre. Esta mañana, hace frío en Alepo, un frío casi glacial y nosotros no podemos calentar por falta de combustible… Estamos totalmente privados de electricidad desde hace más de 50 días. Menos mal que el agua, severamente la racionamos, volvió después de una rotura de varias semanas. La única ruta que une la ciudad en el mundo entero se ha reabierto después de un bloqueo de 13 días.

En la tarde de ayer, A. H., un niño de 9 años llegó a nuestra casa. Le ha supuesto más de una hora para llegar. Es el 10º de una familia que cuenta con 12 niños. Quería pan. Su mamá la ha enviado para que nosotros le demos. No cesaba de repetir: “espero no volver con las manos vacías”. No lo será. Regresó feliz. Como él, muchos niños viven en una situación precaria: frío, hambre, salud amenazada, inseguridad…

El 20 de noviembre, el mundo entero conmemoró el día internacional de los derechos del niño. Los niños de Alepo, como muchos niños del mundo, sufren de las atrocidades de la guerra en el momento en que los grandes de este mundo buscan sus propios intereses. ¿Qué decir? ¿Qué hacer? ¿Cómo apoyar tanto y a tantos niños en la miseria? ¿Cómo traer a estos niños un apoyo psíquico, humano y espiritual que les permite vivir plenamente su infancia?

Hemos optado por garantizar una educación de calidad, una educación en la más pura tradición marista, una educación que, según el deseo de nuestro fundador san Marcelino Champagnat, asegure el futuro de “un honrado ciudadano y un buen creyente”.

Al discutir, una joven voluntaria muy activa me lanza una pregunta: “¿por qué estoy perdiendo los mejores años de mi vida? ¿Por qué no soy como todos los jóvenes del mundo? ¿Por qué no tengo el derecho de vivir en plenitud mi juventud? ¿Es ésta la voluntad de Dios? ¿Por qué no responde a nuestras plegarias y a nuestras súplicas? A pesar de toda nuestra confianza en él, no vemos el final de este túnel… ”

¿Qué respuesta le puedo dar, a ella y a tantos jóvenes? Los escucho, apoyo, trato de buscar y tartamudear letras de confianza y de fe. Esto no es siempre fácil. Nuestros jóvenes viven angustiados… Buscan partir… salir de este infierno sin precedentes… Los padres vienen a pedir consejo… ¿Qué decir? ¿Qué respuesta dar cuando el cuadro parece cada vez más amenazador y preocupante? En el cielo de Alepo, como en el cielo de toda Siria, tierra de paz y de civilización, las grandes potencias están peleando… Los hombres de toda raza y de toda nación, de armas, de los aviones…. Nuestro país se ha convertido en una tierra y un cielo de enfrentamientos.

Los padres están tan atormentados. Muchas de sus familias o de sus amigos ya están instalados en otra parte, en otro país, en otra ciudad Siria. ¿Qué futuro les espera? Los amigos me preguntan: “¿Tú, hermano, quieres quedarte, no tienes ganas de salir, de salir, de ir a vivir en otra comunidad, en otro lugar, lejos de esta situación dramática?”

Mi respuesta es muy simple: “para nosotros maristas azules, Vivir en Alepo, es aceptar el riesgo de esperar… Esperar a la paz, esperar el regreso a la vida. Esperar el nacimiento de la civilización del amor… En este tiempo de espera, en este tiempo de adviento, para nosotros, todo se parece a la espera de hace más de 2000 años. Una espera llena de preguntas. Un día después que no llega. Nos atrevemos a estar juntos, hasta el final.

Es cierto que muchas familias alrededor de nosotros abandonan, vagan como la pareja y su hijo de hace 2000 años. Iban a en los caminos del mundo en la búsqueda de un no sé qué país en seguridad. En su camino, descubren que la única garantía de que podían vivir, es su fe en Dios.

Al joven que me preguntó un día “hermano, estamos viviendo el fin de los tiempos”, yo le respondí: “espero que vivamos el fin de los tiempos de odio.”

Hablar del miedo, es hablar de Alepo o de cualquier ciudad de Siria… Hablar del miedo, es hablar de los hombres y las mujeres angustiados a cada levantamiento de sol. Hemos optado por permanecer ante el pueblo sirio que sufre, de servirlo, testimoniar el amor de Dios, de ser testigos de la luz en un tiempo de oscuridad, testigos de la paz en un tiempo de violencia sin precedentes. Nuestras actividades siguen…

Las cestas de alimentos se distribuyen todos los meses sin interrupción. En ocasión de las diferentes fiestas (al adha y noel), También hemos distribuido de los zapatos y la ropa a todos los adultos y a todos los niños de las familias de los que tenemos la carga. Nuestro proyecto “gota de leche” continúa: consiste en distribuir a todos los niños menores de 10 años la leche en polvo o leche para lactantes. Respondemos positivamente a cualquier petición de ayuda para un alquiler. Nuestro proyecto ayuda completamente más de 100 familias desplazadas.

A través de nuestro programa de asistencia médica, apoyamos varios pacientes que recurren a nosotros para un tratamiento médico o las operaciones quirúrgicas. El proyecto “civiles heridos de guerra” continua a salvar la vida de varias personas resultaron heridas por los fragmentos de los morteros que caen a diario en la zona de Alepo.

Nuestro Centro de formación, el MIT, que tiene mucho éxito, ha lanzado su nuevo programa para los próximos 2 meses. Los 3 proyectos educativos y de desarrollo: “quiero aprender”, “aprender a crecer” y “Skill School” están a punto de terminar el primer semestre con un montón de actividades que responden a las necesidades de los niños o jóvenes adolescentes.

Me gustaría terminar mi carta con estas palabras del abate Pierre:

Seguiré creyendo, incluso si todo el mundo pierde la esperanza.
Seguiré amando, incluso si los demás van a destilar el odio.
Seguiré construyendo, incluso si los demás están destruyendo.
Seguiré hablando de paz, incluso en medio de una guerra.
Seguiré iluminando, incluso en medio de la oscuridad.
Seguiré sembrando, incluso si los otros pisotean la cosecha.
Y seguiré gritando, incluso si los otros se callan.
Y yo dibujaré sonrisas en las caras en lágrimas.
Y traeré el alivio, cuando veremos el dolor.
Y ofreceré motivos de alegría donde no hay más que tristeza.
Invitaré a caminar al que decidió detenerse…
Y extendería los brazos a quienes se sienten agotados.”

Buena ruta hacia la Navidad. Con ustedes, elegimos la vida.

Los maristas azules

Fr. Georges Sabe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *