Ni guerra ni paz

28/09/2017

Los Maristas Azules, cuyo trabajo SED apoya en Siria, nos cuentan cuál es la situación de Alepo, una de las ciudades del país que más está sufriendo las consecuencias de la guerra.

 

Ni guerra ni paz, así es como puedo describir la situación actual en Siria en este mes de septiembre de 2017, seis años y medio después del inicio de los hechos que causaron la muerte de más de 35.000 personas, destruyeron gran parte del país, desplazaron a una tercera parte de la población, exilió a más de tres millones de personas y aniquiló los sueños y el futuro de los jóvenes y de muchas generaciones de sirios.

Actualmente, todos los partidos, el gobierno sirio y las potencias internacionales, tienen un solo objetivo: la erradicación de Daech en Siria después de derrotarlo en Irak. Los últimos bastiones de Daech son las dos ciudades orientales: Raqqa, la autoproclamada capital de Daech en Siria y Deir El Zor, donde la mitad de la ciudad, sus habitantes y su guarnición fueron rodeados por los yihadistas durante más de tres años y suministrados por aire. Raqqa está medio liberada por las tropas curdas apoyadas por los Estados Unidos. El segundo está a punto de serlo: el ejército sirio, a pesar de las grandes pérdidas, fue capaz de liberar las ciudades y aldeas de la provincia de Deir El Zor y rompió el asedio de la ciudad mediante la conexión con los habitantes cercados. Los sirios de otras ciudades sirias han expresado prematuramente su alegría por la liberación de Deir el Zor, que aún no está completamente liberada. Sin embargo, cuando Daech será derrotado definitivamente en las dos ciudades y las aldeas de los alrededores, será su final en Siria.

El proceso de paz sólo funcionará con acuerdo político

En el resto de Siria, no hay “ni guerra ni paz”. Bajo los auspicios de Rusia, Turquía e Irán, en Astana, donde los partidos han estado negociando durante varios meses, se han concluido varios acuerdos para la evacuación de los rebeldes de los enclaves que solían ocupar varias regiones y se les permitió el transporte a las provincias de Idlib, bastión de Al Nosra.

Además, varios acuerdos de descalificación han permitido congelar la lucha y la situación en varias regiones: al este de Damasco, Homs, Idlib …

Los sirios, al celebrar el cese de los combates aquí y allá, temen que el statu quo actual persista y lleve a un caos prolongado, a una división o a compartir las áreas de influencia, si ese status quo no va acompañado de progresos significativos en la situación en las negociaciones para llegar a una solución política del conflicto.

Cambio de actitud de los gobiernos árabes

Lo que nos hace un poco optimistas es que la mayoría de los gobiernos árabes, occidentales y turcos, que desde el principio apoyaron, financiaron e incluso armaron a los rebeldes, en su mayoría terroristas, finalmente han comprendido que el gobierno sirio no será derrocado por las armas, tal y como pensaban y deseaban, y que una solución política sólo puede existir manteniendo al presidente, ampliamente apoyado por la población, el ejército sirio y Rusia. Por lo tanto, las diversas declaraciones de los líderes del mundo occidental indican que su prioridad es luchar contra Daech y el terrorismo – que el gobierno sirio ha estado repitiendo durante seis años – no la caída del régimen.

La situación mejora en Alepo

En Alepo, la situación ha mejorado considerablemente a todos los niveles desde finales de 2016, fecha de la evacuación de los últimos terroristas a Idlib y la liberación de la ciudad. Como antes de julio de 2012, no hay más Alepo oriental y Alepo occidental, sino sólo una ciudad, Alepo, de varios miles de años de antigüedad. Algunos de los barrios occidentales de Alepo, desafortunadamente, todavía reciben los morteros de los rebeldes situados a 10 km de la ciudad en el lado de Idlib. Pero la gran mayoría de los barrios son seguros y los alepinos vienen y van, y viven sin el miedo de una cáscara de mortero o de una bala de un francotirador. Un extranjero, que haya seguido los acontecimientos y el sufrimiento de Alepo, si viniera a visitarnos ahora, quedaría asombrado por el tráfico denso, la iluminación de las intersecciones, los cafés que siempre están abarrotados, los caminos que se despejan, abiertos al tráfico, los jardines públicos repletos de niños jugando, los autobuses escolares en funcionamiento, las aceras que han sido limpiadas de las barracas que se usaban como tiendas y la reapertura de muchas empresas cerradas durante la guerra. Ya hay de nuevo agua corriente, proporcionada al menos dos días a la semana y electricidad entre 12 a 15 horas al día.

Siguen los problemas con los refugiados y las personas desplazadas

Sin embargo, no es todo de color de rosa. Esta situación de “ni guerra ni paz” no alienta a los cientos de miles de alepinos, que son refugiados o desplazados, a regresar. La OIM (Organización Internacional para las Migraciones) declaró recientemente que 600.000 personas, que son en su mayoría de la provincia de Alepo, han regresado a sus hogares. Esto se debe aclarar, ya que la mayoría de estas personas fueron internamente desplazadas y se trasladaron a otro barrio de la ciudad o a otra ciudad siria. Esta situación tampoco ayuda a la reconstrucción – ¿por qué reconstruir si no hay paz? – o a una recuperación económica. El costo de la vida y el desempleo siguen siendo muy altos, así como la pobreza. La mayoría de las familias de Alepo todavía necesitan ayuda para sobrevivir.

Los Maristas Azules

Frente a esta situación y a estos nuevos desarrollos, nosotros, los Maristas Azules, queremos favorecer la reconstrucción, centrarnos en el desarrollo humano y trabajar para construir el futuro de los sirios y de Siria. Desde el comienzo del conflicto, en el peor momento de la guerra en Alepo, cuando los programas de socorro consumieron nuestros recursos humanos y materiales, mantuvimos nuestros programas educativos y empezamos otros nuevos. Y ahora, mientras continuamos con nuestros proyectos de ayuda, decidimos fortalecer nuestros programas de desarrollo humano. Creemos firmemente que el desarrollo humano contribuye al establecimiento de la paz y a la preparación del futuro.

Sin embargo, no vamos a detener nuestros programas de socorro, la gente todavía los necesita.

Ayuda para encontrar trabajo

Así es como empezamos un nuevo proyecto que llamamos JOB, un trabajo para trabajar en inglés y trabajo para el profeta famoso por su paciencia, una cualidad necesaria para el éxito de nuestro proyecto. Consiste en encontrar puestos de trabajo para nuestros jóvenes, fomentar la creación de pequeños proyectos y motivarlos a seguir una formación profesional. El objetivo es que las familias sean independientes financieramente de las ayudas que recibieron durante más de cinco años y que debería detenerse pronto, para alentar a los jóvenes a permanecer en el país y participar en la reconstrucción de Siria. Un equipo de voluntarios está a cargo del proyecto. Ellos establecen listas de ofertas de trabajo y demandas y hacen los vínculos entre los dos. Ayudan a los jóvenes a pensar y realizar sus propios proyectos de trabajo, y los apoyan financieramente. Forman a otros jóvenes de diversas profesiones enviándoles, a nuestro costo, a centros de aprendizaje y, finalmente, crean talleres de producción para crear puestos de trabajo, garantizando la rentabilidad del negocio. Así es como pronto comenzaremos un taller para reciclar ropa usada que dará trabajo a una docena de mujeres.

Programas de Educación

Nuestro centro de educación de adultos, M.I.T, que comenzó a finales de 2013, celebró sus cuatro años de existencia hace dos semanas, en una reunión a la que invitamos a todos los líderes de las asociaciones de caridad y desarrollo. A lo largo de cuatro años, hemos organizado 77 talleres de tres días cada uno, en los que participaron 1404 personas y fueron dirigidas por 28 líderes. Además, hemos organizado dos sesiones de 100 horas para enseñar a 35 jóvenes “cómo iniciar su propio proyecto”. Ayudamos a financiar los seis mejores proyectos en términos de factibilidad y creación de empleo. Continuaremos estas largas sesiones sobre el mismo tema para dar a tantos jóvenes, en la mediad posible, la oportunidad de aprender a crear su propio negocio y si es necesario, los financiaremos.

En colaboración con el PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo), abriremos un taller para hacer ropa de niños y bebés, que brindará trabajo a 24 personas; el taller está dirigido por un Marista Azul. También vamos a dirigir, durante dos meses, a petición del PNUD, tres proyectos con el objetivo de renovar los vínculos, quizás tensos y a veces interrumpidos por la guerra, entre las diferentes partes de la población de Alepo, para sanar las heridas y reparar el tejido social de la futura Siria.

Todos los demás proyectos educativos continúan. Los dos proyectos para los niños de tres a seis años, “Aprender a crecer” y “Quiero aprender” están reanudando sus actividades con los niños el 2 de octubre, después de que los 24 profesores hayan pasado todo el verano creando nuestros propios programas educativos. El equipo de “Escuela de Habilidades” para los adolescentes trabajó duro para preparar el programa del año. “Cortar y Coser” continúa con las esposas, madres y niñas. “Erradicación del analfabetismo”, “Esperanza” y “Douroub” volverán a iniciar sus actividades pronto. Estamos tratando con todos estos programas de desarrollar a la gente, preparar su futuro y darles las herramientas para tener una actividad profesional que les permita vivir.

Programas de Asistencia

Nuestros programas de ayuda continúan. Creemos, después de una profunda reflexión y diálogo dentro de nuestro equipo, que la asistencia a la población sigue siendo necesaria y que el momento de reducir nuestra ayuda o detenerla aún no ha llegado. Sobre todo, porque muchas de nuestras familias han estado recientemente sin recursos, siendo el marido llamado como reservista. Continuamos distribuyendo cestas de alimentos y de higiene cada mes a unas 1000 familias. Ayudamos a las familias desplazadas a pagar el alquiler de sus casas, distribuimos agua a quienes la necesitan. Al principio del año escolar, le dimos a todos los niños de nuestras familias cupones para comprar suministros escolares. Nuestro programa “Gota de Leche” está en su 29º mes de distribución de leche a niños menores de 10 años.

Asistencia Médica

En cuanto a nuestros dos programas médicos, estamos encantados de anunciar que el proyecto “Civiles heridos por la guerra” está, gracias a Dios, desacelerando debido al menor número de heridos de guerra en Alepo, desde su liberación. Por otro lado, nuestro programa médico para ayudar a los enfermos, incapaces de cuidarse financieramente o de ser operados, se está volviendo enorme debido al número de personas necesitadas.

Campamento de verano

En el verano, organizamos en nuestra casa, un club de verano donde las familias y sus hijos llegaban por las tardes para relajarse, jugar y pasar momentos agradables bebiendo café o refrescos con sus amigos.

Encontrando respuestas a la nueva situación

Durante los últimos seis años, hemos pasado por diferentes períodos que tuvimos que gestionar por diferentes medios. La situación actual de “ni guerra ni paz” es una de las más difíciles porque nuestras respuestas a la situación no son obvias. Requiere una constante reflexión y adaptación a las nuevas necesidades, y de nuestras familias beneficiarias una rehabilitación a la paz tan deseada. Queremos sembrar esperanza en la gente y verla florecer en confianza, serenidad y amor.

Nuevos Horizontes

Los hermanos maristas, nuestros compañeros de los Maristas Azules, con quienes compartimos el carisma y la espiritualidad, llevan a cabo actualmente su 22º capítulo general en Colombia, durante el cual los Hermanos definirán la orientación de la congregación para los próximos años y elegirán un nuevo equipo directivo. La elección de Colombia para albergar el capítulo, mientras que suele ser siempre en la casa general en Roma, es significativo para la voluntad de la congregación de abrirse a “Nuevos Horizontes” y hacer hincapié en la paz que se está preparando en este país, las víctimas de una guerra que ha estado sucediendo durante décadas. Nosotros también, los Maristas Azules, soñamos con avanzar hacia nuevos horizontes, hacia un nuevo comienzo de una era para construir, para construir juntos la vida, la armonía, la ciudadanía responsable y la paz. “Ni la guerra ni la paz” era el título de esta carta de Alepo № 31. Que el № 32 en tres meses te diga: no hay guerra, sino verdadera paz.

 Nabil Antaki

Escribe un comentario