c/ Xaudaró nº 25 | 28034-Madrid +34 91 334 48 87 sedcentral@sed-ongd.org

Luis Arancibia nos anima a seguir impulsando cambios por un mundo más justo

Durante el IV Foro Social Provincial Maristas Ibérica, celebrado el pasado 6 de febrero, pudimos conversar con Luis Arancibia, director adjunto de la Fundación Entreculturas. Esto es lo que nos contó:

-¿Cómo podemos trabajar desde organizaciones como SED para tener una mirada más consciente de la realidad como nos comentabas en tu ponencia?

El trabajo que hacemos en ONGs  es muy importante para que la gente sea consciente de las cosas que están pasando en el mundo más allá de la mirada que los medios de comunicación nos ofrecen. Tenemos que conocer las cosas que están ocurriendo en el mundo y cómo están afectando a la vida de la gente. Hay que ir más allá de la imagen parcial que nos pueden mostrar los medios. Por tanto, debemos ofrecer una mirada completa de los retos y dificultades que tiene nuestro mundo.

Una mirada consciente es una mirada que anima a comparar la realidad con la que soñamos y que sea un mundo distinto para todos. Esto nos hace caminar. Por tanto, trabajar educando a menores, ofreciendo información a los adultos, tratando de dar pistas a la gente de cómo puede participar, conozca más, comprenda y se sienta animada a implicarse es fundamental.

-¿Qué importancia pueden tener encuentros como el IV Foro social para tener esta mirada más consciente de la realidad de la que nos hablas?

Es importante tener espacios donde encontrarnos. Vinimos de distintos lugares y cada uno traemos nuestras historias. Al encontrarnos, salen ideas nuevas, imaginamos… Los espacios de encuentro son necesarios para mantenernos en camino que es largo y para toda la vida. Encuentros como este foro nos ayudan a reflexionar, a tomar conciencia, a aprender de testimonios, a aprender unos de otros…

-Este foro tiene también como lema ‘Sueños Invisibles’. ¿Cómo podemos trabajar para hacer esos sueños visibles?

Hay que ser conscientes de que no hay soluciones sencillas para todos los problemas. Por lo tanto, no podemos agotarnos si no somos capaces de resolver todos los problemas. También ayuda mucho, reconocer los avances que se han ido dando como por ejemplo en materia de Educación. De 2000 a 2010 se escolarizaron 60 millones de menores que no tenían acceso a la educación. Nos queda mucho camino por hacer pero reconocer estos logros nos anima a seguir trabajando por todos los desafíos que nos quedan.

En la mano de una organización como SED no está solucionar todos los problemas del mundo pero sí impulsar pequeños cambios que son capaces de cambiar la vida de la gente y de generar una corriente de esperanza que se contagia y que no sabemos dónde termina. En nuestra mano está hacer pequeños cambios que nos demuestren que es posible otro mundo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *