La Iglesia Católica tiende la mano a organizaciones como SED en Bangladesh

08/09/2014

Para aumentar y fortalecer la red de centros educativos concertados que ayuden a los niños y niñas de las familias más necesitadas y sacarles  así de la semiesclavitud del trabajo y ayudarles a estudiar y graduarse. 

“En Bangladesh no se vive tanto el islamismo como en Pakistán, por ejemplo. La religión musulmana ha conectado con la cultura, que no es fundamentalista, aunque hay pequeños grupos”. Son declaraciones de Bejoy Nicephorus D’Cruze, obispo de Sylhet, al norte del país.

Nicephorus, reunido recientemente con responsables de la ONGD SED para el desarrollo del proyecto educativo de Maristas al norte del país, también afirma que “los cristianos representan menos del 1% de la población. En la teoría no están perseguidos, pero en la práctica sí que están discriminados. El gobierno da facilidades a los musulmanes y hay que pagar sobornos para realizar algunas cosas”.

Además, está prohibido convertir a los musulmanes, de hecho si lo hace un misionero le expulsan del país. A las personas de religiones tradicionales sí se les puede convertir.

Hinduismo y cristianismo

Sin embargo, en la zona donde ya se han iniciado los trabajos de construcción de una escuela de secundaria, muchos habitantes son hindúes. La mayoría de estas familias son trabajadoras de las plantaciones del té, explotaciones infrahumanas que Maristas, SED, la Iglesia Católica y otras entidades llevan años denunciando.

Las empresas que trabajan allí son: National Tea Garden, Lipton y Danken Brothers (entre otras).

El colegio estará abierto tanto para los musulmanes como para los hijos de los empleados, en su mayoría, de origen hindú. Se trata de socializar y ayudar indistintamente a quien más lo necesite en el pago de matrículas, no de crear guetos.

Para los musulmanes, ir a un colegio católico significa prestigio. En la zona, hay 4 escuelas de secundaria católicas, pero los niveles de analfabetismo y fracaso escolar son muy elevados y muchas familias no pueden asumir los gastos.

La iglesia católica tiene 167 escuelas de secundaria en el país.


‘No me gusta la verdura’ intenta llegar a los 10.000 ejemplares vendidos

<p style="text-align: left;" align="center"><span style="line-height: 1.5em;">Ese es el objetivo más inmediato de su promotor, el empresario Pablo Al

El Club SED estrena su octavo Episodio

La semana pasada <a href="http://www.clubdesed.org/junior/?artId=23&amp;seccion=8" target="_blank"><strong>se estrenó "Una receta con nombre de mujer


Apoyo a la formación técnica en Costa de Marfil

<p style="text-align: left;" align="center"><strong><span style="line-height: 1.5em;">Recientemente, la<a href="www.dipucadiz.es" target="_blank"> Dip

Los Hermanos Maristas y la ONGD SED intentarán poner en marcha un internado en Tanzania

<p style="text-align: left;" align="center"><b style="line-height: 1.5em;">La educación secundaria sigue siendo uno de los mayores desafíos pendient

Apoyo escolar a 235 menores en riesgo gracias a Bankia en León

<p style="text-align: left;" align="center"><strong><span style="line-height: 1.5em;">Gracias al apoyo de Bankia, SED comienza este mes el refuerzo ed


El Ayuntamiento de Girona ayuda a SED en la capacitación informática en Paraguay

<p style="text-align: left;" align="center"><strong><span style="line-height: 1.5em;">Un año más, el <a href="http://www2.girona.cat" target="_blank

Ausolan aporta 12.000 euros para la escolarización de menores en Chad

<p style="text-align: left;" align="center"><span style="line-height: 1.5em;">Gracias a los 12.000 euros que <a href="http://www.ausolan.com/es/home"

La Fundación Real Madrid y la ONGD SED se unen por el deporte en África

<p align="center"><strong><span style="line-height: 1.5em;">La Fundación Real Madrid y la ONGD SED desarrollarán actividades deportivas reguladas pa


Más de 30 ordenadores para un colegio en Chad

<p style="text-align: left;" align="center"><span style="line-height: 1.5em;">El Centro Marista de Koumra, en Chad, recibirá en los próximos días u

Escribe un comentario