c/ Xaudaró nº 25 | 28034-Madrid +34 91 334 48 87 sedcentral@sed-ongd.org

Colombia, un país en busca de la paz

Tras más de medio siglo de conflicto, la guerrilla de las FARC y el gobierno colombiano firmaron este lunes 26 de septiembre el acuerdo final de paz.

El Hermano Marista Nelson Eduardo Cardona Muñoz, director del colegio Champagnat Ibagué en Colombia y voluntario de SED, reflexiona en el siguiente artículo sobre este acuerdo de paz y los últimos 50 años del país:

El conflicto colombiano se remonta en la historia desde la época de la colonia con los deseos de los negros cimarrones de buscar su libertad, luego llegaron los comuneros con sus deseos de no seguir pagando tributo a la Corona, dando origen al primer movimiento armado en nuestro países que cedió en socorro Santander, cuando los impuestos ahogaban a un pueblo campesino que no tenía otro sustento que la tierra. Es allí donde se comienza a gestar todo tipo de pensamiento revolucionario frente a todo aquello que oprimía al pueblo.

Luego con la llegada de la Ilustración y de pensadores humanistas, donde defendían los principios de libertad e igualdad para todos, donde se fraguan  los procesos de independencia en todo el pueblo latino, que quiere dejar de ser colonia y convertirse en tierras libres y autónomas, que responden  a las necesidades de su gente. Es así que nacen los proyectos libertadores de Simon Bolívar y Santander, en el caso de la gran Colombia que en una guerra muy larga y sangrienta da origen a la independencia de 5 naciones , Colombia, Bolivia , Perú y Venezuela.

Pero Colombia continúa en una situación de desacomodo social y fortalecimiento de los estratos sociales, donde unos pocos eran dueños de las riquezas y la gran mayoría está enmarcada en una pobreza sin precedentes, en especial en el campo, y luego las grandes ciudades se fueron llenando en cinturones de miseria en su alrededores, lo que llevó a su  deterioro mucho más fuerte de la clase media y baja  de nuestro país. Es así que muchos sectores con pensamiento comunista y maoísta comienzan una concientización de la realidad nacional y nacen partidos distintos a los tradicionales dando como fin al bipartidismo dado por los conservadores y los liberales que por mucho tiempo estuvieron en el poder, como castas heredadas de de nuestros primeros años como país libre.

Y es allí en el campo donde se comienza un  proceso de comunitario en contra de las medidas económicas y sociales que a la larga van a dar origen  a las guerrillas  del campo, que luego de procesos violentos contra el estado y la sociedad civil se traslada a  las ciudades en especial a las universidades publicas dando como origen a otro tipo de movimiento armado, llamado milicias ciudadanas, completamente en contra del estado y a favor de los pobres por las carencias en salud, en educación y progreso en  que se encontraba el país.

Con este panorama, se dan pasos en Colombia con una de las guerrillas mas fuertes y violentas de America Latina como  son la fuerzas armadas revolucionarias de Colombia FARC, la cual  nace en la población de marquetalia Tolima en al cabeza de Manuel Marulanda alias Tirofijo, y de un grupo de campesino que se unen en diferentes sectores rulares de Colombia hace mas 50 años, sembrando muerte y desolación en muchos municipios campesinos. Luego se traslada a la ciudad con las guerrillas urbanas, con lo cual comienza una lucha armada donde los más perjudicados son las personas pobres porque los combates se realizan en el campo o en lugares habitados solo por sectores humildes.

Durante 53 años se han dado pasos para tratar de llegar acuerdos frente a la paz. El fracaso más recordado es el del presidente Andrés Pastrana en el Caguan donde se llevó a un proceso de paz fallido, donde continuó la guerra sin cuartel en campos y ciudades con bombas, asesinatos selectivos y todo lo que conlleva un conflicto armada de esta naturaleza. Tiempo después. En el mandato del entonces presidente Uribe Vélez se dieron grandes derrotas a la guerrilla dando de baja a muchos de sus más grandes líderes como el mono Jojoy entre otros. El hoy presidente Juan Manuel Santos ha firmado un tratado de paz con la guerrilla con veedores internacionales como la ONU y LA OEA y países amigos del proceso, para garantizar su cumplimiento de todo lo pactado en la Habana, Cuba, lugar donde se dieron durante 4 años las conversaciones frente este nuevo momento de paz para nuestra patria, porque la mayoría de colombianos deseamos la paz en nuestro territorio, por eso entendemos una paz imperfecta que seguir viviendo en  una guerra sin fin.

Pero todavía falta un recorrido muy grande para una  paz duradera y fuerte en Colombia. Hay otras guerrillas y otros agentes armadas que se originaron al desaparecer los para-militares, la delincuencia organizada y  todos los procesos de conflicto dados por el narcotráfico que hacen de nuestra hermosa tierra colombiana un caldo de cultivo para vivir en un conflicto a largo plazo; pero este logro con la guerrilla es un gran paso para poder vivir en paz y progreso porque mientras hay hambre y desigualdad social, el pueblo siempre buscará la forma de  reaccionar frente a la falta de oportunidad de ser dignos y contar con las condiciones mínimas, para lograr ser un país no igual para todos  sino equitativo para  los que nos sentimos orgullosos de ser colombianos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *